Hola a todos y todas!!

Ayer fue, oficialmente, nuestro primer día completo en Dublín 🙂 Y menudo día!

Al ser domingo, la rutina todavía esperaría un día más para alcanzarnos, así que, aprovechando el fantástico tiempo que hace en la capital irlandesa estos días, hemos aprovechado para exprimir el día al máximo.

Así, algunos de nuestros chicos optaron por pasar el día con las familias en la playa, paseando, o haciendo diferentes planes, mientras que otros, que las familias no tenían ningún plan especial, se nos unieron a los cuatro monitores para tener el que sería nuestro primer paseo por la ciudad.

Así que todos cargados con nuestras mochilas y los pack lunches de nuestras host families, nos reunimos en el centro de Dublín, en Central Bank, para pasear sus calles y barrios más céntricos. Nuestra primera parada fue el emblemático Temple Bar, zona de bares y tiendas por excelencia de Dublín, donde nos sacamos la típica foto postal de la capital. A continuación, cruzamos el río Liffey a través del Ha’Penny Bridge, para llegar a la zona comercial de O’Connell, donde también no esperaba el fantástico monumento The Spire. Un poquillo de tiempo libre por esas calles peatonales para comer y para ir de tiendas para, acto seguido, poner rumbo a una de las universidades más prestigiosas de toda Europa, Trinity College. Los chicos tendrán la oportunidad de visitarla más detenidamente a lo largo de estas semanas pero, ya que estábamos al lado, no pudimos evitar entrar para sacarnos alguna fotillo. Tras la visita cultural, nos dirigimos al parque de St. Stephen’s Green, pasando antes por el Parlamento. En el parque disfrutamos un ratillo de la naturaleza sentados frente al lago al fresquito de la sombra. Hay tiempo para todo!!! Tras un rato de relax, nos encaminamos hacia Grafton Street, una de las calles más emblemáticas de la ciudad, que muchos conocían gracias a la canción del famoso cantante Ed Sheeran, que la menciona en una de sus canciones más conocidas. Atravesamos esta calle, por la que seguro volveremos a pasar en estos semanas, y nos encaminamos a la que sería nuestra última parada de este genial domingo, la estatua de Molly Malone, símbolo por excelencia dublinense. La canción de The Dubliners dedicada a esta mujer es considerado el himno no oficial del país!

Y así, cargados de nuevas aventuras, tanto los del paseo dominguero como los que tenían plan con las familias, ya muertos de hambre, regresamos a casa para tener nuestra cena, Irish time, sobre las 18:30 – 19:00 de la tarde. Nos estamos empezando a empapar de esta genial cultura que nos ha abierto sus puertas durante lo que será uno de los mejores veranos que hemos vivido 🙂

Así que, seguid atentos al blog que, día tras día, os iremos contando las diferentes aventuras que vamos viviendo por estas tierras.

Un abrazo grande desde la isla irlandesa a todos y todas! 🙂 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies