Hola holaaaa pas y mas!

Aquí estamos en un nuevo día en Irlanda!

¡Ayer algunos de nuestros aventureros lo fueron más que nunca! Uno de nuestros grupos visitó ayer el Jeanie Johnston. El tiempo no acompañó, ya que el típico tiempo veraniego irlandés ha hecho su aparición durante estos últimos días y en la visita nos llovió un poco, pero nada que nos quitase las ganas de seguir descubriendo las maravillas de esta bonita ciudad. Jeanie Johnston es una réplica de un barco irlandés del siglo XIX. Durante esa época, el hambre y la enfermedad asolaba Irlanda y estos tipos de barcos eran muy populares a la hora de emigrar a Estados Unidos y a veces familias enteras conseguían pasajes para encontrar una nueva vida lejos de las costas irlandesas. Nuestros estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer en profundidad, de la mano de un estupendo guía, todos los rincones secretos e historias que se contaban de este barco, famoso por ser el único en el que nadie falleció, gracias a su capitán, que consiguió que un médico de verdad los atendiese durante todos sus viajes en busca de una nueva vida. Más tarde, disfrutamos de un rato de tiempo libre, durante el cual nuestros alumnos pasearon por la ribera del río y se sacaron muchísimas fotos.

Otro de nuestros grupos fue, finalmente, a Dublinia, qué ganas! Como ya os hemos contado se trata de un museo interactivo en el que pudimos descubrir cómo era la vida vikinga y medieval en la capital irlandesa. A la entrada nos entregaron unas fichas para rellenar a lo largo de la visita, y los que consiguieran la mejor puntuación recibirian un premio! Así se motiva a un grupo de estudiantes jeje. Tras la visita pudimos sentarnos un rato en la cafetería del museo o en Christ Church Cathedral. Para terminar nos dirigimos a St. Patricks Cathedral, en cuyos alrededores tuvimos tiempo de descansar y disfrutar con un montón de juegos diferentes! Terminado esto nos dirigimos otra vez al colegio para comer el delicioso lunch que nuestras familias nos ha preparado!!

Nuestro tercer grupo escapó de los estudios y, para quitar el estrés de los últimos días, nos fuimos a la ‘Jump Zone’ – uno de los parques de juegos más único en Irlanda. En ‘Jump Zone’ – nuestros alumnos tenían más de 34,000 metros cuadrados de salas de jugar y también – ¡más de 300 camas elásticas para elegir! Antes de entrar, nos dieron las instrucciones de seguridad. En Jump Zone, la seguridad de los niños es lo más importante. Safety first! Nos pusimos calcetines especiales y… a saltar! Teníamos 20 minutos en cada zona. En la primera, los chicos tenían que saltar en una piscina de espuma. En la segunda, dos redes de basketball – con una cama en frente! En la tercera, todos hicimos de gladiadores! Al final, todos se juntaron en la zona de ‘dodgeball’. Después de más de una hora de saltar y jugar, todos a comer y reponer energías antes de las clases!

Tras las actividades y los pack lunches, tuvimos nuestra correspondiente sesión de clases, para luego poner rumbo a casa con nuestras host families…

Ya estamos más que acostumbrados a la rutina irlandesa! Nos va a costar volver a la española!!! ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies